Por seguridad y para prolongar la vida de la batería el equipo de ingeniería de renobat® nos describe como se realiza una carga segura de una batería de litio y nos hace ver la necesidad de que los cargadores estén correctamente programados juntamente con el BMS. 

 

A continuación, mostraremos el proceso de carga de una batería de litio ferro-fosfato. Se trata de una carga genérica no una específica; cuando tengamos que trabajar con una carga específica deberemos tener en cuenta las características particulares suministradas en el “datasheed” del fabricante. Los ingenieros de renobat resaltan que los principales conceptos que debemos tener en cuenta es que en las baterías de litio los voltajes de corte no tienen una flexibilidad como en otras baterías. La mayoría de las baterías de litio se cargan a 4,2V con una tolerancia de ±0,5mV. Voltajes más altos provocarían estrés en la batería lo que conllevaría a una reducción de su vida útil, aunque es más preocupante el problema de seguridad que puede acarrear ese exceso de tensión.

Los técnicos de renobat® decidirán el ciclo de carga en etapas muy marcadas y determinadas por las características de las curvas de corriente y tensión. Esta división nos será de gran ayuda para explicar el proceso y para entender mejor los distintos modos de carga de las baterías ya que algunos pasan por todas las etapas y otros no o no llegan al final. En el cuadro adjunto mostramos una gráfica en la que se pueden ver las distintas fases de carga de la batería.

Algunos cargadores (link a carregadors de Li) aplican una breve carga de nivelación para compensar la pequeña auto-descarga de la batería y el consumo del circuito de protección. El cargador puede arrancar cuando el voltaje de circuito abierto de la batería cae a 4.05V y cerrar de nuevo a 4.20V. El dispositivo portátil que contiene la batería debe estar apagado durante la carga. Esto permite que la batería alcance el umbral de voltaje establecido sin trabas y terminar la carga con corriente baja. Una carga parasitaria confunde el cargador mediante la pulsación de la tensión de la batería y altera la medida de la corriente en la fase de saturación. Las baterías de este tipo trabajan con seguridad dentro de los límites fijados, pero se vuelven inestables si se sobrecargan con una tensión superior a la especificada. Si se sobrepasa este umbral se empieza a formar placas de litio en el ánodo mientras que en el cátodo se produce un material oxidante, pierde estabilidad y produce CO2. Los técnicos de renobat® deberán programar en el BMS un mecanismo de seguridad para que no se puede desencadenar una fuga térmica.

Para adquirir, regular y programar correctamente los cargadores y BMS de baterías de Litio y hacer una buena carga que no perjudique a las baterías de Litio es fundamental contar con un buen equipo técnico como el que renobat® (link a contacte) pone a disposición de sus clientes.