El transporte por carretera es uno de los sectores más dependientes de los combustibles fósiles y en el que con más dificultad se está encontrando una alternativa sostenible que reduzca la dependencia del exterior y las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Renobat® ha detectado que el trasporte eléctrico es en la actualidad la posibilidad más prometedora para transformar el sistema actual en otro que sea ambientalmente sostenible.

  1. Reducción de emisiones: En algunas situaciones especiales como, por ejemplo, en el caso de la movilidad en las ciudades es la única solución para solventar el problema adicional acarreado por la contaminación que ya ha llegado a ser alarmante en algunos casos. El vehículo eléctrico no genera ningún tipo de emisiones durante su utilización,
  2. Reducción de ruido: además reduce considerablemente los niveles de ruido ambiente.
  3. Motores eléctricos más eficientes: los sistemas de propulsión eléctrica son mucho más eficientes que los sistemas tradicionales de motores de combustión interna. Un motor de combustión interna apenas tiene un rendimiento del 20 %. Los desarrollos modernos requieren incorporar sistemas de mayor eficiencia energética ante una situación de recursos cada vez más caros y escasos.

Vehículo eléctrico

Los expertos de renobat® destacan fundamentalmente dos tecnologías para su uso en vehículos eléctricos,

  1. los vehículos eléctricos dotados de baterías y
  2. los vehículos de hidrógeno.

A continuación, detallaremos algunas de las particularidades de las tecnologías de los vehículos eléctricos dotados con baterías, que es el apartado por el que renobat® apuesta en estos momentos y en el que va acumulando una gran experiencia.

Vehículos eléctricos dotados de baterías

Se consideran dentro de este apartado, aquellos vehículos en los que la propulsión procede total o parcialmente de la electricidad de las baterías, que sustituyen o complementan al depósito de combustible, utilizando para la recarga de las baterías un sistema externo como por ejemplo, la red eléctrica.

Actualmente existen tres tecnologías distintas para los vehículos eléctricos que pueden conectarse a la red eléctrica (vehículos enchufables).

  1. Eléctrico puro (BEV Battery Electric Vehicle) son un tipo de vehículos por los que renobat apuesta en los próximos años como la solución a los problemas expuestos en la introducción. Es un vehículo totalmente propulsado por un motor eléctrico alimentado por baterías que se recargan a través de una toma de corriente conectada a la red eléctrica. Su autonomía está limitada por la capacidad de su batería. La tecnología actual permite una autonomía entre 130 km – 300 km. La recarga de las baterías se lleva a cabo, exclusivamente, a partir de la red eléctrica, aunque disponen de sistemas de recuperación de la energía de frenada en el propio vehículo.
  2. Eléctrico de autonomía extendida (EREV, Extended Range Electric Vehicle). El vehículo eléctrico además incorpora un pequeño motor térmico que acciona un generador para recargar las baterías.
  3. Vehículo híbrido enchufable (PHEV, Plug In Hybrid Vehicle) Es un vehículo que combina la propulsión eléctrica a partir de la energía obtenida de la red, con la propulsión suministrada por un motor de gasolina o gasóleo convencional cuando las baterías eléctricas se han descargado.