Nuestro sistema de desulfatación (optimización y regeneración) de baterías se centra en baterías de plomo ácido (puesto que las otras baterías no se sulfatan) las cuales contienen como electrólito una disolución de ácido sulfúrico y agua desmineralitzada (destilada).

 

Generalmente están formadas por placas finas (baterias de arranque como las de la fotografía) o bien con placas tubulares (baterias de tracción) con un armado de plomo y antimonio que sostiene el material activo, aún así existen de otros tipos. El material activo en el polo positivo es peróxido de plomo (color café) y plomo metálico en el polo negativo (color gris).
 
La batería es un elemento capaz de transformar la energía química en eléctrica. Por eso, se aprovecha la energía que se almacena en los reactivos químicos y a través de un proceso de oxidación-reducción (redox) se intercambian electrones para producir una fuerza electromotriz (voltaje). Durante la descarga en la reacción se produce agua y sulfato de plomo. Una vez totalmente descargada sus placas están sulfatadas y el electrólito contiene más agua y por lo tanto la densidad de la batería disminuye. El proceso de carga es inverso, así se reconstituyen todos los componentes originales y la batería se desulfata y recupera su densidad. Aún así, como que los procesos en la naturaleza no son 100% eficientes, una parte del agua se evaporará, las placas se sulfataran, se enmohecerán los electrodos, se perderá electrólito, se producirán cortocircuitos (debido al movimiento de placas o de la acumulación de sulfato) y como consecuencia que la batería opere a temperaturas más elevadas. Todo esto hará que las baterías se vayan degradando naturalmente o acortando la vida dependiente de la eficiencia en que llevamos a cabo este proceso. Aún así un estudio estadístico del "Battery Council International" dice que el 70-80% de las baterías se sustituyen debido a los efectos de la sulfatación y es lógico puesto que simplemente para hacer una descarga y una carga las baterías ya se han empezado a sulfatar.
 
La sulfatación es una degradación del electrodos (cristalización) debido a la estratificación, cargas incompletas, auto descargas, periodos largos con un estado bajo de carga, durante las cargas de flotación, niveles de agua bajos, inserción de oxígeno atmosférico, etc. Así que si no se hace un tratamiento a lo largo del tiempo la vida de la batería se verá acortada y la causa principal será la sulfatación.
 
Los efectos que tiene la sulfatación son la acumulación de cristales de sulfato de plomo PbSO4 (tanto en los electrodos como en la parte inferior) que hacen que:
 
  • Los electrones circulen con menos facilidad y por lo tanto el proceso de carga sea mucho más lento
  • Se incrementa la emisión de gases peligrosos durante la carga y descarga
  • Se puede llegar a romper el separador entre celdas creando cortocircuito y destruyendo el elemento
  • Se acelera el desgaste de la placa haciendo que esto provoque un fallo prematuro de la misma
 
La solución es la optimitzación de la batería o en casos extremos donde tengamos sulfato de nivel III una regeneración de la bateria lo más pronto posible. Esto evitará la sulfatación y mantendrá siempre la batería en condiciones óptimas haciendo que así la vida de la batería se alargue.
 
Nuestro proceso siempre incluye un análisis y diagnosis de las baterías anterior a cualquier tratamiento o acción, para aconsejar y proponer los mejores procedimientos y también unos análisis posteriores para ver la mejora que se ha obtenido después del tratamiento.

A efectos de rapidez, comprobación y seguridad nuestra opción de aplicación de pulsos de corriente es la más efectiva en cuanto a tiempo y efectividad. Renobat utiliza dos tipos de servicios (anunciados anteriormente) que en consisten en eliminar el sulfato acumulado de las placas de la batería de plomo ácido mediante corrientes elevadas que a frecuencia de resonancia los cristales de sulfato de plomo se disuelven y vuelvan a la solución de ácido. De esta manera la densidad de la batería aumenta hasta parámetros normales y se reduce la resistencia interna haciendo que así queden las placas limpias y preparadas para conducir mejor la corriente.

La optimización de baterías industriales lleva a cabo de manera anual con una hora de tratamiento con haciendo que no haya sulfato remanente en las placas en ningún momento de la vida útil y haciendo así que su vida se alargue.

La regeneración de baterías industriales se lleva a cabo casi al final de la vida últil de la batería y consiste en sacar todo el sulfato remamen durante toda la vida útil, un proceso largo, muchas veces difícil pero beneficioso.