"Es recomendable revisar de nuevo las conexiones para asegurarnos que NO SE HAN INVERTIDO LAS POLARIDADES de los cables."

Pasos para arancar un coche con otra bateria (III)

Pasos para arancar un coche con otra bateria (III)

Articulos 12/04/12

Una vez colocadas las pinzas y concluido el puente eléctrico entre ambas baterías es recomendable revisar de nuevo las conexiones para asegurarnos que NO SE HAN INVERTIDO LAS POLARIDADES de los cables.


Realizada esta última comprobación, arranque el motor del coche que tiene la batería cargada, acelere un poco y manténgalo funcionando durante algunos minutos para que la batería se recargue bien. Con esta acción evitaremos que esta batería tenga que realizar un sobreesfuerzo cuando tratemos de arrancar el motor del otro coche.


Pasado unos minutos, apague el motor de ese coche y trate, inmediatamente, de arrancar el del coche que tiene la batería descargada. Cuando arranque, acelérelo un poco y manténgalo funcionando durante algunos minutos para que la batería adquiera algo de carga.


Si después de realizar varios intentos no lo logra o el motor de arranque eléctrico no tiene fuerza para hacerlo, o no hace ni siquiera el intento, revise si alguna de las pinzas se ha soltado o no está haciendo buen contacto eléctrico.


Si después de realizar las comprobaciones y tratar de arrancarlo otra vez no lo logra, lo más probable es que tenga que sustituir la batería por otra ya sea nueva o que se encuentre en mejores condiciones de carga, siempre y cuando esté completamente seguro que el problema radica en la batería y no en cualquier otro elemento o mecanismo del coche que pueda estar influyendo en que no arranque.


En ese caso no le quedará más remedio que buscar un electricista que revise el circuito eléctrico de arranque y el circuito de las bujías o un mecánico que revise el motor.


Si, por el contrario, logramos que el motor arranque bien desde los primeros intentos, retire entonces las pinzas de este coche siguiendo un orden inverso a cómo se colocaron y cuidando que ninguna de estas se toquen entre sí o toquen alguna parte metálica del coche.


Una vez que el motor se mantenga funcionando por algunos minutos, podremos mover ya el coche de la forma habitual.


Por lo general, después de arrancar el coche con otra batería y recorrer algunos kilómetros ésta debe recobrar parte de la carga y no presentar más problemas para volver a poner en marcha el motor. En caso de no ser así, es probable también que le falte agua destilada a los vasos, o también que la batería se encuentre ya "gastada" o "sulfatada" por haber llegado al final de su vida útil.

En ese caso, si después de rellenar los vasos con agua destilada y volver a caminar con el coche unos kilómetros más continúa la batería sin retener carga, entonces lo mejor será sustituirla por una nueva, o intentar aplicarle una carga completa empleando un cargador para baterías. No obstante, esto último es lo más aconsejable que se haga siempre después que una batería se descarga, aunque hayamos logrado poner en funcionamiento el motor realizando un puente.


También si contamos con una batería de reserva guardada en el garaje y la mantenemos siempre a plena carga, podemos sustituirla en el coche por la que está descargada, o conectarla igualmente por medio de un puente a la batería del coche que la tiene descargada, utilizando el juego de cables de conexión al que se ha hecho referencia y siguiendo los pasos anteriormente explicados. Así es posible que no sea necesario utilizar la de un segundo coche.


Al accionar la llave del interruptor de arranque del motor del coche, normalmente en el panel de instrumentos del salpicadero se enciende la figura de una pequeña batería entre otras señales más, que se debe apagar una vez que el motor arranca. Si esa señal lumínica no se apaga cuando el motor ya ha arrancado, significa que el alternador no le está proporcionando corriente de carga a la batería.


La función principal de la batería es proporcionar, inicialmente, toda la energía eléctrica necesaria para que el motor eléctrico de arranque pueda poner en marcha el motor principal del coche y, esporádicamente, suministrar también energía eléctrica al resto de los equipos y dispositivos eléctricos del propio coche. Por su parte, una de las funciones del alternador es continuar suministrando la energía que requieren todos esos equipos y dispositivos, incluyendo las bujías con la que se mantiene funcionando el motor principal de gasolina después de su puesta en marcha.


La otra función del alternador es reponer la carga que va perdiendo la batería; por tanto, si el alternador no funciona de forma correcta o existe algún problema en el circuito eléctrico que impida cargar la batería, toda la demanda de energía recaerá sobre esta última. De ocurrir así y continuar circulando con el coche, la batería perderá su carga en muy breve período de tiempo y tanto el motor principal como el resto de los equipos eléctricos dejarán de funcionar.


¿TE GUSTÓ EL POST? COMPARTELO:

© RENOBAT 2019 - 2020. ALL RIGHTS RESERVED